Actividades de Servicio de Argentina

Por un lado, las actividades de los jóvenes estuvieron movidas durante mayo debido a las bajas temperaturas. Los jóvenes sirvieron el desayuno, repartieron ropa y viandas para almorzar todos los domingos por la mañana. Los jóvenes de Buenos Aires aprovecharon las redes sociales para pedirle a la sociedad  para ayudar que los hermanos sin techo tengan comida caliente y ropa abrigada. Publicaron fotos del proyecto junto con los artículos que necesitaban para los pobres. Afortunadamente, hubo buena respuesta ya que muchas personas estaban interesadas en ayudar. La mayoría de ellos se acercaron a los jóvenes y les dieron ropa de invierno y alimentos para repartir en la recorrida. Además, una señora cocinó 30 viandas dos veces al mes. Los jóvenes querían darle la oportunidad de ayudar a aquellos que les interesaba el proyecto pero no podían ir con ellos los domingos.

Los jóvenes tuvieron una hermosa experiencia con una de las personas que ellos ayudaron. Un hombre joven preguntó por qué estaban ayudando a la gente, y los jóvenes respondieron que  lo hacían inspirados en Sai Baba. Este hombre joven conocía a Sai Baba y Su mensaje; como era un dibujante callejero, quiso dibujar y pintar una imagen de Sai Baba como muestra de agradecimiento. Después de dos semanas los jóvenes se encontraron con este amigo y él tenía la pintura lista. Todos se sinteron conmovidos y felices por el buen impacto en su nuevo amigo.

 

Por otro lado, los jóvenes visitaron el Hospital Rivadavia dos veces al mes. Pasaron tiempo con los niños que estaban en la guardia pediátrica y también les dieron donaciones. Ellos organizaron juegos, les dieron regalos, pintaron mandalas  y escucharon música juntos. También les regalaron libros, útiles escolares y ropa de acuerdo a la edad de cada niño.