Semillas de amor

Las actividades de servicio de los jóvenes se fueron expandiendo en el grupo de la Ciudad de Buenos Aires, debido a que agregaron el martes como un nuevo día de servicio. De esta manera, comenzaron a servir a las personas en situación de calle dos veces por semana, los martes y jueves. En Morón, una joven familia comenzó a entregar comida un día más en la semana. Además de los domingos, sumaron el día lunes. Por otro lado, un grupo de jóvenes de Escobar inauguró una nueva actividad para enseñar y concientizar a los sobre el cuidado de la tierra y las plantas.

Durante el mes de julio, los jóvenes sirvieron a 2054 personas en estado de vulnerabilidad social en la Ciudad de Buenos Aires, Escobar, Morón, La Plata e Iguazú. En la provincia de Córdoba, un grupo de jóvenes y adultos visitó un hogar de la tercera edad para pasar un tiempo de diversión y esparcimiento con los adultos mayores.

En La Plata, un grupo de jóvenes preparó pizzas caseras de polenta con queso y queso vegano para los niños de un merendero. Además de llevar una comida saludable, también entregaron donaciones de galletitas y alfajores y fruta para el postre. En total sirvieron a 414 personas durante el mes de julio.

 

En Morón, la joven familia que solía entregar pizzas caseras los domingos, decidió agregar un nuevo día de servicio, los lunes. Sumaron un nuevo menú: un plato caliente de arroz con verduras para la gente en situación de calle de su barrio. Cada semana sirvieron alrededor de 54 personas. Como resultado, repartieron 216 viandas de comida.

En Escobar, los jóvenes se reunieron todos los sábados en el centro de desarrollo humanos Amor y Paz para cocinar a los niños de un merendero. Además, un grupo de jóvenes que vive en la zona comenzó a enseñar a los niños cómo cuidar la tierra y las plantas. Para eso, llevaron semillas, tierra y macetas pequeñas para mostrarle a cada niño el proceso de germinación. Además, plantaron lechuga, acelga y arvejas en macetas más grandes que pintaron junto con los niños del merendero. Durante el mes de julio, sirvieron a 310 niños y sus familias.

En la Ciudad de Buenos Aires, el grupo de jóvenes agregó un nuevo día en la semana como actividad de servicio. Este mes, entregaron comida los días martes y jueves. Se reunieron para cocinar en la casa de un devoto y repartieron los alimentos en el centro de la ciudad. Distribuyeron arroz con verduras y legumbres, jugo, té y ropa. En total, sirvieron a 583 personas. En La Boca, un grupo de devotos sirve la cena a las familias de la escuela complementaria Prema Sai. Una señora cocina viandas de comida y luego las reparten a las familias los miércoles. En total, sirvieron a 213 personas.

 

En Iguazú, una joven familia junto con algunos amigos se reunieron los domingos para cocinar a las personas de un barrio carenciado. Cada semana, repartieron arroz con porotos negros y pan a 50 personas aproximadamente. Lo que da un total de 198 personas.

 

En Córdoba, un grupo de jóvenes y adultos festejó la fiesta Patria del 9 de julio con los abuelos.

Les repartieron pañuelos celestes y blancos con los cuales hicieron algunos ejercicios para estimular la motricidad. Prepararon canciones tradicionales de Argentina para cantar y bailar entre todos. Participaron de la actividad con mucho entusiasmo y alegría.

Uno de los abuelos entregó en nombre de los demás una bandera de papel firmada por todos y expresó unas sentidas palabras. El grupo siempre recibe palabras cálidas de los abuelos, que los espera con entusiasmo y alegría.