Nota Inspiradora...

En uno de los Satsangs durante la visita de Swami a Alemania, un devoto preguntó cómo el Dios omnisciente no reveló esta fase de la misión mientras estaba en Su forma física.

 

Esto es lo que dijo Swami:

 

Cuando nací en Puttaparthi, en esta forma de Sathya Sai, durante 14 años no le dije a nadie quién era. Todos me llamaban Raju; nadie me llamaba Sai Baba. Es decir, hasta que un día, decidí hacerle saber al mundo que Yo era la reencarnación de Shirdi Sai Baba. Todos mis amigos curiosos me preguntaban: “¿Por qué no nos dijiste hasta ahora, a pesar de que estábamos tan cerca de ti, de que eras Shirdi Sai Baba? ¿Por qué estás diciendo esto recién hoy?” Yo les dije: “Ahora es el momento adecuado, por eso se los conté ahora”. En otra ocasión, en 1963, Yo dije que no solo soy Shirdi Sai Baba, no solo Sathya Sai Baba, sino también Prema Sai Baba. Desde 1926 hasta 1940, la gente no supo que Yo era Shirdi Sai Baba. Desde 1940 hasta 1963, nadie supo que Yo también iba a ser Prema Sai Baba. Por lo tanto, cuando llegó el momento adecuado, Yo revelé lo necesario.

 

De manera similar, este es el momento justo para contarles la próxima parte de Mi misión, así que se los digo ahora.

 

¿Ustedes miran películas? Si dejan que el secreto salga al principio, nadie la verá hasta el final. (Risas y aplausos).

Este es el momento más poderoso, más sagrado y más emocionante de esta encarnación Divina. Solo aquellos que tengan la paciencia de sentarse y mirar la película hasta el final sabrán cuál es el punto culminante. Hay una película antes del intervalo, y después del intervalo, también. Sin embargo, la parte después del intervalo es siempre más dramática que la anterior. Aquellos que piensan que el intervalo es el final y se van, no pueden ver el resto. Para ellos, la película termina allí y regresan con la mitad de la historia, con la mitad de la verdad. Aquellos que esperan con paciencia sabrán la verdad.

 

Nadie puede entender los caminos de lo Divino. Los avatares son únicos; son un misterio incluso para los místicos, sabios y santos. En todos los tres mundos, son únicos. Los caminos del Avatar son un misterio. Es difícil de comprender, pero fácil de experimentar. Para los que tienen paciencia y fe, la película continúa y ustedes verán el verdadero final. Para los demás, la historia quedará por la mitad y ellos solo debatirán, cuestionarán y discutirán sobre lo que sucederá a continuación, pero nunca sabrán la verdad.