spanish-sai-ashray-header-banner.png

Recuento de Septiembre

El viaje, como muchas cosas, comenzó como un capricho. Después de una visita llena de amor y frutos para encontrarse con su maestro divino y con jóvenes del mundo, los jóvenes de la ciudad de Kansas se sintieron inspirados a empezar su propio pequeño rol para expandir la misión de Swami. Se sintieron conmovidos en especial por las historias de los niños en California que fueron sacados de las calles y recibieron una nueva oportunidad en la vida. Estas jóvenes almas fueron las primeras a las que se les dio refugio a través del Sai Ashraya, una iniciativa que había sido comisionada unos años antes por Swami; una iniciativa que establecía el objetivo de erradicar de forma permanente la falta de vivienda. Con la guía de los jóvenes de California que habían estado involucrados en el Sai Ashraya y con bendición de Swami, nuestros jóvenes de la ciudad de Kansas tenían todo el combustible que necesitaban. No sabían a qué se habían apuntado. Pero la meta era clara: permanentemente terminar con la falta de vivienda y las personas sin hogar, esta ocasión en el corazón del país.

kansas-1_edited.jpg

La ciudad de Kansas, a diferencia de muchas ciudades estadounidenses grandes, tiene una historia rica en arte, cultura y arquitectura y posee además una  economía que ha crecido en años recientes.  Pero como la mayoría de las ciudades estadounidenses, mínimos recursos son destinados a ayudar a sus ciudadanos más vulnerables y en desventaja. Además, muchas almas marginadas a lo largo del Medio Este estadounidense convergen en la ciudad de Kansas buscando refugio y oportunidades para empezar una nueva vida, sobrecargando los ya limitados recursos. Dada la magnitud de su empresa, nuestros jóvenes empezaron de forma pequeña.Buscaban entender qué funcionaba y qué no y así ver dónde y cómo podían ayudar de la manera que fuera más efectiva. Sabían, a raíz de hablar con los miembros de Sai Ashraya en California, que habrían de enfocarse en los jóvenes de 16 a 24 años, ya que eran sobre los que se tenían más esperanzas de rescatar antes de que fueran presa de los peligros de la sociedad. 

No sabían mucho acerca de los recursos existentes para los chicos marginados en la ciudad de Kansas así que empezaron buscando en los refugios para jóvenes presentes en el área.

 

Fueron capaces de concertar una reunión cob ReStart Inc., un refugio que ofrece servicios de rehabilitación y albergue a personas sin hogar e inmediatamente se avocaron  a la misión del refugio y sus trabajadores. 

 

“Definitivamente podemos ser de servicio aquí”,  pensaron nuestros jóvenes, “pero empecemos poco a poco”. Les dieron luz verde de proveer desayunos gratuitos y nutritivos los fines de semana en el  Emergency Youth Shelter donde 10 niños pueden quedarse hasta por 30 día, cuando les es encontrado un hogar permanente. Los jóvenes también encontraron una oportunidad para dar comida una vez al mes para el programa de donaciones de  ReStart de los jueves, donde se recibe de 20 a 25 niños marginados o antiguamente marginados para que disfruten alguna actividad o presentación comunitaria y después una comida amorosa y nutritiva. Nuestros jóvenes, con ayuda de los devotos Sai de la zona y otras almas de buen corazón,  se embarcaron con entusiasmo para proporcionar estas comidas y en el proceso, interactuaron con los niños y entendieron verdaderamente la lucha de estos niños, que bien se quedan o frecuentan estos sobresaturados refugios.

Sus historias dejaron en lágrimas a algunos de los voluntarios y a otros pasmados; pero abrió sus corazones a las necesidades reales de la comunidad, necesidades que son tan bruscamente barridas por debajo del tapete para ocultar las verdaderas carencias y deficiencias de la sociedad. 

 

Las conversaciones y el amor han empezado a fluir pero es muy claro para nuestros jóvenes que el trabajo divino está progresando.  El viaje de transformar sus comunidades comienza con su propia transformación y con cada día que pasa en el que conviven con los niños y realizan servicio para ellos y cuidándolos como si fueran sus hermanos y hermanas menores  y considerando a los niños y todos los marginados como si de ellos mismos de tratase,  nuestros jóvenes pierden un poco de ellos y ganan entendimiento de lo que significa ir de Yo hacia Él, hacia Nosotros.

kansas-3.jpg
kansas-2.jpg