region-4-2019.jpg
spanish-sai-ashray-header-banner.png

Seva en el Área de la Bahía

El impacto más grande para los devotos siguiendo las palabras de Bhagawan y hacienda Seva desinteresado, es el amor que ellos experimentan al ver y servir a todos. Los jóvenes han estado sirviendo en la comunidad de gente en situación de calle y conociendo a las personas en los campamentos, construyendo una relación con ellos. Al servir alimentos calientes, frescos y nutrittivos, los Jóvenes se colocaron en una área en específico para poder hablar con ellos. Después de muchos días de construir esa relación, el vínculo se desarrolló naturalmente. En algunas ocasiones, las personas abrieron su corazón con los voluntarios y expresaron sus penas.

Había muchas historias hermosas y sensibles que fueron compartidas y la gente en situación de calle se sintió aliviada después de compartir historias que han afectado sus corazones. En una ocasión, una señora compartió con los voluntarios que después de su aborto, tuvo un sangrado excesivo por lo que tuvo que consultar a un ginecólogo regularmente. Otra persona compartió como fue estafado por su ex-novia. Después de que la conexión se hace, los voluntarios también intentan ayudar a redactar currículos para la gente en situación de calle y empujarlos a aplicar a trabajos. 

Desde transportarlos a lugares cercanos, ayudarlos a redactar sus currículos, agendar entrevistas de trabalo para ellos, compartir ropa para que se vean presentables y proveer guía sobre comportamiento adecuado, los Jóvenes Sai están empujando a la gente en situación de calle a convertirse en ciudadanos responsables.

Recientemente, uno de los Jóvenes Sai conoció a un hombre en situación de calle de 36 años quien se mudó desde el sur de California en búsqueda de un trabajo y quien se encontraba vagando por las calles del Área de la Bahía. Después de otorgarle alimentos, el Joven Sai mantuvo contacto con esta persona por algunos días y lo invitó a tomar un café. El Joven había llevado consigo su laptop para redactar el currículo de su amigo en situación de calle y estaban estableciendo una conversación amigable. El hombre se abrió y compartió cuan difícil se había convertido su vida después de desperdiciar su vida invirtiendo en un negoció que fracasó drásticamente hacía muchos años y que en ocasiones, aún robaba para obtener una cena decente. Obviamente y desde una perspectiva racional, el oúblico podra juzgar que un ladrón merece estar en la cárcel, pero esta conversación detallada con el hombre en situación de calle derritió el corazón del Jóven Sai.

Este tipo de historias trágicas derretirá cualquier corazón humano, pero el Jóven Sai, aspirando a convertirse en un estudiante Sai ideal, habló con el hombre, lo calmó y comenzó a trabajar por reconstruir su vida tomando el primer paso de enviar currículos, otorgarle la información correcta para calificar, conseguirle una identificación, etcétera. Como ésta, existen muchas historias en el equipo de Sai Ashraya sirviendo comida regularmente en estas regiones.

 

bay-area-2.png

Un voluntario axuliando a una persona a transporter sus pertenencias

Un día, un Jóven Sai vio que cierto restaurante había hecho comida de sobra y la había llevado al campamento, dejándola expuesta y seca para  abandonar la escena. No sabemos si era comida para después de alguna fiesta o comida de restaurante pero habían dejado una gran cantidad a la intemperie en el lado de la carretera donde se encuentra el campamento. Cuando la comunidad vio estos platos de comida abandonados por horas se sintieron muy avergonzados de que alguien tratara a estas personas como animales no sofisticados. Esto fue lo que les compartían a los Jóvenes Sai quienes venían a distribuir comida fresca, caliente y empacada. Ellos estaban alabando al equipo de Sai Ashraya por ser maravillosos seres quienes no sólo otorgan comida, sino amor a través de los alimentos. Alimentos que les sanan y que les hacen saber que están siendo amados, en comparación a la comida que fue tirada en las calles por ciertas personas que asumen que la gente en situación de calle son animales toscos.

Existen muchas historias que los Jóvenes Sai experimentan cada día mientras continúan sirviendo a la gente en situación de calle con amor y dicha, marcando el comienzo de la era dorada de Bhagawan. ¿Quién más, sino Bhagawan puede traer tal transformación a los Jóvenes alrededor del mundo, quienes a su vez, llevan la transformación al mundo entero al servir como instrumentos del Señor? Tal y como un Jóven Sai Ashraya diría: “Afortunados son aquellos quienes arriban bajo las alas de Bhagawan pues no sólo son tocados sino transformados permanentemente”.