Servicio del sur de California

Sureste de California

Este mes, el grupo distribuyó aproximadamente ciento sesenta sandwiches y bocadillos. La situación en el Centro Cívico en Santa Ana parece cambiar mes a mes, y al parecer, este fue el caso una vez más. Las personas sin hogar fueron desplazadas nuevamente de su lugar habitual a un área un poco más alejada que el grupo no conocía. Sin embargo, al conversar con un joven hombre, él nos dijo que fueron trasladados debido a las lluvias que inundaban el área donde residían. Estas no eran malas noticias, ya que la ciudad estaba ayudando a limpiar el área para ellos.

El grupo se reunió en un día de semana a la hora del almuerzo, los compañeros de trabajo de los jóvenes adultos también quisieron participar, ¡lo cual fue grandioso observar! El grupo caminó entre los desamparados con mucho entusiasmo y disposición. Un caballero sin hogar preguntó qué se estaba distribuyendo, el miembro del grupo respondió y lo que el hombre dijo a continuación fue una lección para nosotros. Miró el sandwich, mostró una gran sonrisa y dijo: ¡“Les agradezco que estén tomándose el tiempo para hacer esto con un corazón bondadoso, y que Dios los bendiga, a pesar de que este sandwich parece seco y se necesita algo con qué pasarlo”!

¡Desafortunadamente, ese día, el grupo no estaba distribuyendo agua! Al reflexionar sobre esto, el grupo comprendió que el agua es una necesidad vital y se la debe proporcionar en cada distribución. ¡Otra lección aprendida fue que el grupo necesita hacer la comida más interesante y no realizar opciones fáciles! Sin embargo, las personas sin hogar agradecen cualquier cosa que se les da y expresan continuamente su agradecimiento con risas y sonrisas.