Seva en un Centro de Acogida para Jóvenes Sin Hogar

Para su ofrenda mensual de seva a Bhagavan, los jóvenes de Houston volvieron a trabajar una vez más como voluntarios en el Centro de Acogida para Jóvenes Sin Hogar. Siguiendo las instrucciones divinas, los jóvenes se habían registrado en el programa de voluntariado para contribuir, a su propia y pequeña manera, con el fin de ayudar con el problema de falta de vivienda en la ciudad. El propósito de este programa fue proporcionar un ambiente comprensivo y confortable para que los jóvenes sin hogar se expresaran libremente y facilitaran su crecimiento personal.

Aunque esta solo era la segunda semana de voluntariado para los jóvenes, ellos ya pudieron identificar muchos de los rostros familiares de los chicos sin hogar que los saludaron con sonrisas tan pronto como llegaron. Hubo una participación relativamente más alta de unos 20 jóvenes esta semana.

El primer asunto de importancia para la noche fue una cena de estilo familiar donde los jóvenes en situación de riesgo y voluntarios disfrutaron de una suntuosa comida juntos y participaron en varias conversaciones abiertas y ligeras. Los temas de discusión oscilaron entre gustos y disgustos en términos de comida, música y deportes hasta cómo era el día o la semana de todos. Algunos de los jóvenes también hablaron sobre posibles aplicaciones/entrevistas de trabajo y lo que estaban haciendo para distinguirse en las mismas.

Después de la cena, los jóvenes recibieron pases de colectivo y se les pidió que recogieran ropa y provisiones esenciales del armario de donaciones.

Luego de haber recibido la opción de seleccionar una amplia selección de abrigos, pantalones, camisas y zapatos, los jóvenes sin hogar estaban encantados, muchos de ellos probándose múltiples prendas y pidiendo opiniones de los voluntarios para tomar las mejores decisiones.

Como parte de un taller continuo de escritura con la representante de Writing in the Schools (WITS, Escribiendo en las Escuelas), los jóvenes recibieron diarios y se les pidió que escribieran sus pensamientos y emociones en la forma de un poema. La líder de WITS tuvo su manera de tranquilizar a los chicos y de sacar lo mejor de ellos. Aunque al principio algunos jóvenes estaban vacilantes, con un poco de motivación de la líder profundizaron en la actividad con suma concentración y dedicación. La representante les entregó diversos temas y les pidió que escribieran cualquier cosa que viniera a sus mentes. Ella trabajó con ellos para refinar las piezas y finalmente se les pidió que compartieran su trabajo con el resto de la multitud. Mientras estos jóvenes recitaban sus poemas, todos estaban asombrados de cuán elocuentemente se expresaron, con tanta profundidad y madurez, a pesar de ser tan jóvenes.

Algunos poemas provocaron risas al mismo tiempo que algunas reacciones muy emotivas del público. Un joven eligió expresarse a través del canto en lugar de recitar el poema.

La parte más maravillosa de la noche fue la fase final de la actividad, en donde se les pidió a los jóvenes que escribieran las cosas que agradecían en la vida. A pesar de haber atravesado varias dificultades extremas, los jóvenes pudieron mencionar muchas cosas por las que se sentían agradecidos y reflexionaron sobre sus esperanzas de un futuro mejor. Esta experiencia extraordinaria proporcionó una poderosa lección para todos los voluntarios – siempre hay tanto por lo que estar agradecidos. Y así, otra actividad de seva llegó a su fin con los jóvenes ofreciendo su máxima reverencia a Bhagavan por la oportunidad de servir y rogaron por su guía en esta nueva tarea.