CENTRO DE SERVICIO PARA JÓVENES EN SITUACIÓN DE CALLE EN HOUSTON

Era la cálida tarde de un jueves en Houston, Texas mientras los Jóvenes se alistaban para hacer servicio en el centro para jóvenes en situación de calle en Houston, el cual ayuda a estas personas en una iglesia local. Aproximadamente 25 personas en situación de calles de entre los 13 y 24 años de edad se habían alineado afuera de la iglesia y esperaban ansiosamente a que las puertas se abrieran a las 6:00 p.m. Después de que todos se acomodaron en el lugar, se les sirvió una cena caliente completa mientras que los Jóvenes cenaron con ellos, sosteniendo conversaciones con un aire alegre y dejando a los niños ser niños sin regulaciones o juicios.

Después de la comida, los jóvenes fueron llevados a un gran clóset de dos en dos para obtener ropa, artículos de higiene personal, pañales, snacks, etcétera para llevar consigo a casa. Esto coincide con las actividades grupales programadas para esta semana. En esta noche, en particular, se desarrolló un juego de Bingo con ciertos premios. Los jóvenes jugaron apasionadamente. ¡Ésta es definitivamente una de sus actividades favoritas! En general, el ambiente y la energía son de amor y aceptación. Este centro también atiende a miembros de la comunidad LGBTQ.

Sin embargo, también se percibía una nube oscura rondando sobre estos jóvenes pues tan sólo un mes antes, una joven trasgénero quien asistía con regularidad fue asesinada el mismo día tras el centro debido a una discusión con su pareja. El caso apareció en las noticias locales, devastando a la comunidad e induciendo temor en los corazones de estas personas. Se encuentran en inmensa necesidad de amor y apoyo más que nunca.


Esto fue especialmente evidente cuando un súbito altercado entre dos personas en situación de calle se tornó violento.

Uno de los Jóvenes voluntarios vio a un niño de 3 años de edad en un estado de pánico y llorando por lo que rápidamente lo tomó en sus brazos para alejarlo de la situación. Este niño fue abrazado y consolado. El oficial responsable en turno eventualmente calmó la situación y se trató de regresar las cosas a la normalidad mediante el juego en turno. Estos altercados son comunes en este tipo de centros en donde muchos de los jóvenes han transformado sus miedos más arraigados en ira; una emoción más tolerable para ellos que el miedo, el dolor y el rechazo con los cuales han luchado y con los cuales lucharán por el resto de sus vidas. Pero en esta ocasión, las emociones se potencializaron debido a los eventos recientes. Esto se notó cuando una de las personas involucradas en el altercado rompió en llanto después de abrazar al oficial de policía. 

La noche finalizó con los corazones apesadumbrados. Estos niños atraviesan luchas y peligros inimaginables para los voluntarios quienes solo pueden rezar por su seguridad y confort después de haberse retirado. Se aferran a la esperanza de que el tiempo pasado en el centro les haya otorgado a estas almas cierto respiro de sus penas y tribulaciones.