Proyecto de Servicio en el Refugios para Hombres de la Misión Evangélica de la Unión de Seattle

 

318 2nd Ave Ext S, Seattle WA 98104

Fecha: Febrero 5, 2017

La Misión Evangélica de la Unión de Seattle provee servicios de emergencia y de recuperación a largo plazo a los indigentes del área de Seattle. UGM (La Misión Evangélica de la Unión de Seattle) empezó a servirles sopa a miles de indigentes y desempleados durante la Gran Depresión y hoy después de 80 años siguen cuidando a sus vecinos de muchas más maneras.  

La Misión Evangélica de la Unión está ubicada en centro de Seattle y es difícil de perder. Cuando pasamos siempre vemos a los indigentes alrededor, especialmente durante las horas de almuerzo y cena. El UGM tiene residentes que participan en el programa de rehabilitación. No solo sirven comida a los residentes, sino también a todos los indigentes que toman refugio enfrente de las tiendas y edificios en el centro cuando baja el sol.

Nosotros que somos un grupo de personas de ideas afines sentimos que es una oportunidad bendecida conferida por Bhagawan para que sirvamos a nuestros hermanos y hermanas. Normalmente el proyecto era cocinar y servir cuando íbamos a UGM. Pero en el 5 de Febrero, Bhagawan nos bendijo con la oportunidad de servirles su pizza favorita (vegetariana con queso). Les servimos pizza, una galleta, papas fritas y jugo de fruta. Fue el día del Super Bowl entonces todos disfrutaron del juego con pizza y bebidas. En total servimos como a 360 personas como parte de ese proyecto de servicio.

 

Ya casi a las 5:00pm preparamos la mesa y arreglamos toda la comida, los platos, los vasos y los puestos para que se sienten cómodamente. A exactamente las 4:55pm le ofrecimos la comida al Señor y cantamos Brahmarpanam. El cuidador y otros voluntarios en UGM participaron también en el canto del Brahmarpanam.

La comida fue ofrecida a la gente que vino al refugio de hombres esa tarde. Mucha gente estaba dudosa de pedir segundos de comida. Cuando vieron esto los voluntarios fueron ofreciendo segundos a todos y asegurando que todos tenian suficiente. 

 

Un estudiante de octavo grado que nos acompañó observo todo. Estoy seguro que Bhagawan le está dando bastante comida para el pensamiento sobre nuestra buena fortuna, y la oportunidad que debemos utilizar para servir a los demás y hacer que esta vida valga la pena.

 

Algunos dijeron “que dios los bendiga” otros “gracias” y algunos “namaste.” Una persona dijo “Ustedes sí que están ayudando a mucha gente con hambre.” Nosotros nos sentimos bendecidos por la oportunidad sin importar lo que dijeron. Después de todo es lo de EL lo que estamos devolviendo a EL. El día termino cuando cerro el comedor a las 6:30pm y todos regresamos contentos, felices y llenos de gratitud por un día de servicio.